MM postal 20 oct 1bis
Todavía quisiera saber quién puso el dinero para que Fernández Menéndez realizara su “docudrama” (Fabrizio Mejía lo llama “procu-drama”) en defensa de la “Verdad Histórica” que se llama “La noche de Iguala”, y si está enojado porque parece que fue plata tirada a la calle.
.
Sin duda fue muchísimo más que los alrededor de 50 mil pesos (no hemos terminado los cálculos, nos vimos medio desordenados) que los miembros de Ojos de Perro vs. la Impunidad sacamos de nuestros bolsillos para hacer “MirarMorir. El Ejército en la noche de Iguala” (sí, es mínimo, con eso pagamos lo inevitable: todo lo demás fueron profesionales, equipo, estudios y materiales donados de forma entusiasta por gente que cree en el proyecto).
 .
Alguien me dijo que Fernández Menéndez citó la cantidad de 2 millones y medio de pesos. O sea, 50 veces lo que gastamos nosotros. Parejita, la cosa. Aunque no hemos dispuesto del músculo para entrar en automático a los circuitos comerciales de cine, tan solo en las dos primeras funciones (la tercera, hoy, en la UAM-Cuajimalpa, 12.00, organizada por el querido Pepe Reveles) en la UNAM y el Parque España la vieron unas 2,500 personas, nada menos. Y es un docu que apenas empieza su recorrido. Y que recorrerá el planeta contando lo que pasó aquí.
 .
MM postal 20 oct 1bis
 .
Del otro, que presenta con actores lo que las evidencias demuestran que es falso, no se puede decir que tenga tanta suerte: aproximándose ya al fin de su ciclo en salas (ojo: no descarten que TV Azteca intente el rescate con una o más emisiones), todos los reportes que he recibido es que al entrar a verla uno puede escoger sentarse en la fila que desee y ocuparla en cómoda soledad, con otras tres más.
 .
No lo digo yo. Lo han dicho varias personas, que han coincidido en mencionar un número de cuatro espectadores. Mis amigos no representan a todo el público, claro, son una muestra pequeña y sin duda, parcial. Pero no son los únicos que lo señalan. Créanle, por ejemplo, a otro miembro del campo que defiende la versión oficial, Ciro Gómez Leyva: él dice que había 10 personas en la función a la que asistió.
 .
Más allá de las cifras, démosles paso a las opiniones. No, no voy a citar las de mis cuates aquí. Ya se imaginan lo que dicen. Dejemos que nos cuente el propio Ciro: “Como espectador, me decepcionó ‘La noche de Iguala’. No me gustó, conmovió ni entretuvo. Asunto mío por los 40 pesos que pagué”.
 .
Uno busca por aquí y por allá, y es difícil encontrar comentarios favorables a este trabajo, que a falta de pruebas y por lo que nos muestran en el tráiler, utiliza los recursos de las telenovelas para convencernos de que los estudiantes de Ayotzinapa eran criminales, que los mataron y los quemaron en el basurero de Cocula. Por eso, alguien más lo describió como la “verdad histriónica”.
 .
Más allá de las salas de cine a donde vamos los comunes, Fernández Menéndez organizó proyecciones privadas con intelectuales. Ahí tampoco le fue nada bien, según revela el escritor Jorge Volpi: “una sensación de hondo desasosiego, de repulsión incluso, se fue apoderando de mí. En cuanto terminaron los créditos, me apresuré, junto con otros invitados, a expresar mi opinión sobre lo que habíamos visto”.
 .
En el sentido de que no rebate una visión ni confronta visiones distintas, dice Volpi, “es una película profundamente autoritaria. O ideológica, en el sentido de Umberto Eco: una narración que, sin contar con pruebas definitivas, se inclina a priori por un punto de vista y lo presenta como una verdad única. Nos hallamos, pues, frente a una narración que se halla mucho más cerca de la propaganda que del periodismo de investigación al que afirma inscribirse”.
 .
Esa película documenta un conjunto de hechos reales antes de ingresar en el drama: “Y es allí donde uno advierte el carácter manipulador, perverso, del producto: un artefacto que mezcla hechos e interpretaciones y las vende como realidades”.
 .
Sin embargo, “lo que más irrita”, prosigue Volpi, “es la brutal falta de empatía hacia quienes, incluso en esta turbia versión, no dejan de ser víctimas. En ningún momento se aprecia un destello de humanidad hacia los muchachos”.
.
mm postal 20 oct 3
 .
No veo el trabajo de Fernández Menéndez como una especie de “rival comercial” de “MirarMorir”. De entrada, porque nuestro documental carece de objetivos económicos, es una contribución al debate que hicimos porque la consideramos necesaria.
 .
Sí la veo, en cambio, como opuesta, en tanto que es el producto de una vasta operación de manipulación social: una vez que la “Verdad Histórica” ha quedado evidenciada como un acto de falsificación, tratan de ganar con narrativas de telenovela y reality shows (ya Laura Bozzo ha anunciado que conmoverá a México con su propia investigación sobre los 43 y que la contará “a su manera”) lo que perdieron frente a las evidencias. El objetivo es convencer a los muchos mexicanos que no se informan y que siguen ese tipo de programas.
 .
No me trago sus alardes de victimismo. Gómez Leyva dice que Fernández Menéndez es un valiente. ¿Por defender las versiones del gobierno? ¡Vaya combate contra el pensamiento único! El objeto mismo de presentarlas como “Verdad Histórica” era crear un dogma incontestable, y con él quisieron aplastar a los que dudaron. Hasta que el dogma cayó y ahora quieren pasar por iconoclastas y heterodoxos que están retando al poder.
 .
De ninguna manera, sin embargo, estoy de acuerdo con los llamados a prohibir que se exhiba y promueva “La noche de Iguala”. ¿Cómo que censurarla? ¿Por qué invocar las togas y las piras? (Aunque el propio Fernández Menéndez haya fabricado una para los normalistas.)
 .
Es un asunto de libertad de expresión, y ahí no hay nada más que alegar. Tampoco hay por qué tenerle miedo al debate (especialmente si las evidencias ayudan). Y de permitir que las falsificaciones caigan por su propio peso.
 .
En cinco, quince o cincuenta años, cuando se mire hacia atrás para comprender qué pasó en septiembre del 2014, el docudrama “La noche de Iguala” quedará tan solo como una anécdota, vergonzosa por su intención y por su suerte.
 .
Acaso “Mirar Morir” tenga un mejor destino y sea considerado como referencia. Al menos, al realizar un trabajo serio, riguroso con los testimonios, los documentos y el reporteo, sin ficciones y denunciando las falsificaciones, y comprometido con este país, ése es nuestro objetivo.
.
Captura de pantalla 2015-10-22 a la(s) 23.17.26
.
¡EXTRA! Lo que Laura Bozzo nos está preparando:
.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

today
• No te pierdas •