Marcos Daniel Aguilar, editor de la agencia de noticias en internet N22, Juan Jacinto Silva, ex director de Noticias de Canal 22, Marco Lara Klahr, Jefe de información de El Observador, Huemanzin Rodríguez, ex conductor de Noticias 22 y Alejandra Flores, reportera

Marcos Daniel Aguilar, editor de la agencia de noticias en internet N22, Juan Jacinto Silva, ex director de Noticias de Canal 22, Marco Lara Klahr, Jefe de información de El Observador, Huemanzin Rodríguez, ex conductor de Noticias 22 y Alejandra Flores, reportera

 

Por Irma Gallo / Cuaderna invitada

Llevo 14 años trabajando para Canal 22, que es una televisora pública. Hoy, mis colegas despedidos o amenazados de serlo nos preguntamos durante cuánto tiempo más lo será.

Primero hagamos un poco de historia para entender de qué estamos hablando cuando aludimos a un conflicto de libertad de expresión en Canal 22:

Televisión Metropolitana SA de CV surgió hace 22 años, como respuesta del presidente Carlos Salinas de Gortari a un grupo de artistas e intelectuales que exigieron la creación de una frecuencia televisiva del Estado que se dedicara a difundir las manifestaciones culturales de nuestro país, como contrapeso a la oferta entonces monopólica (hoy duopólica) de la televisión comercial. Su primer director fue el escritor José María Pérez Gay, y después le siguieron el productor Enrique Strauss, el escritor Jorge Volpi, la comunicadora Irma Pía González-Luna, la ex directora de la Cineteca Nacional Magdalena Acosta y, finalmente, el periodista Raúl Cremoux López.

Escribo “finalmente” porque todo indica que este personaje llegó a Canal 22 para desmantelarlo, como hace 32 años otros esbirros del poder hicieran con Imevisión, la cadena del Estado mexicano que terminó, 10 años después, en las manos del empresario mueblero Ricardo Salinas Pliego, con el nombre de TvAzteca.

Desde que Cremoux López asumió la dirección, Canal 22 empezó a adquirir un tono oficialista que desagradó a los televidentes. (Lo digo porque recibí muchos comentarios al respecto a través de las redes sociales). A pesar de sus indicaciones directas a Juan Jacinto Silva, director de Noticias, de incluir todos los días en el noticiero “información sobre las actividades del presidente Enrique Peña Nieto” (instrucción que se dio de manera verbal, como todas las siguientes que supondrían marcar una línea editorial), el equipo de Noticias inició la producción de dos programas como contrapeso a este oficialismo: El Observador y Global 22. El primero tocaba temas de derechos humanos, equidad de género, movimientos sociales, defensa del medio ambiente y defensa de periodistas en el ámbito nacional. El segundo se ocupaba de lo mismo, pero su escenario en el resto del mundo. Ambos programas tenían siempre una posición crítica pero equilibrada, y eran los únicos dos de toda la televisora cultural en la que se tocaban estos temas.

A raíz de que, a pesar de la instrucción de no tratar el tema del despido de Carmen Aristegui de MVS en el noticiero cultural Noticias 22, el equipo editorial del mismo (encabezado por Juan Jacinto Silva) decidió hacerlo, comenzó una ola de ataques por parte del señor Cremoux López que tuvieron dos consecuencias inmediatas, comprobables por escrito: el levantamiento de un acta administrativa a Silva por “desacatar una instrucción de la Dirección General”, y un memorando en el que se le pedía someter a revisión diaria los contenidos del noticiero varias horas antes de su transmisión al aire para que la Dirección General los “aprobara” o no.

Estos documentos se pueden consultar en:

https://www.dropbox.com/sh/kk7rxoo0qre7zi8/AAApGJdLo9hfVQtXOIXnBDeZa?dl=0

Unos días después, la reportera de El Observador, María Idalia Gómez, escribió en su cuenta de Twitter que la Dirección General de Canal 22 había censurado un programa sobre las consecuencias de la violencia en la sociedad mexicana, cuya salida al aire ya se había pospuesto dos veces. Para Cremoux López, esa fue la gota que derramó el vaso: de inmediato mandó llamar a Silva para reclamarle que “no sabía controlar a su gente”, lo que provocó que el Director de Noticias renunciara de palabra (porque nunca firmó un documento ni se le liquidó).

El resto de la historia se conoce de sobra: quienes nos inconformamos por estas acciones firmamos cartas públicas exigiendo derecho de réplica a Raúl Cremoux (que utilizó el tiempo aire de Noticias 22 para establecer su postura: que en Canal 22 no había censura y que los programas se habían cancelado por falta de presupuesto, sin darnos oportunidad a exponer la nuestra).

Así empezó la cacería de brujas: desde finales de junio, cuando ocurrió todo esto, 20 periodistas (todos de la Dirección de Noticias, y, casualmente, todos firmantes de alguna o todas las cartas) han sido despedidos o amenazados de serlo (este es mi caso). A Huemanzin Rodríguez, reportero y conductor con una trayectoria de dos décadas en la televisora, se le retiró la conducción del noticiero. Todos fuimos castigados por nuestra “osadía”.

En todos los medios en los que lo han entrevistado, el señor Cremoux López ha insistido en que esto es una cuestión de orden exclusivamente presupuestal. Sin embargo, tanto la elección de los periodistas cesados como el otorgamiento de contratos millonarios a sus parientes y amigos (esto también se puede ver en los documentos que compartimos en la conferencia de prensa y que citamos antes), dejan en claro que no es así.

Si, hasta el día de su renuncia Emilio Chuayfett Chemor no respondió a la carta en la que artistas e intelectuales como los escritores Ana Clavel, Aline Petterson y Jorge F. Hernández, el periodista Fabrizio Mejía Madrid, la académica Carola Contreras y el artista plástico Gustavo Monroy, le pedían revisar la gestión de Raúl Cremoux al frente de Canal 22, nos preguntamos qué sucederá ahora.

En su tercer informe de gobierno, Enrique Peña Nieto anunció la creación de la Secretaría de Cultura. Suponemos que ésta será quien regule a Canal 22 y su titular quien elija al director de la televisora.

Pero para ello pasará un tiempo: el que toma la aprobación de los legisladores y la publicación del decreto de creación en el Diario Oficial de la Federación. Y mientras tanto, Cremoux López continuará eliminando de la televisora quien exprese cualquier postura crítica o que simplemente cuestiones las acciones del gobierno federal en Canal 22.

Más allá de un conflicto laboral (como se dijo tantas veces en el caso de Carmen Aristegui contra MVS) esto es un atentado a la libertad de expresión y al derecho de los televidentes de estar informados, de tener opciones distintas a las que ofrece la televisión comercial. Porque Canal 11, vemos con tristeza, está siguiendo una línea similar a la que Cremoux quiere implantar en el 22.

Lo que exigimos los trabajadores despedidos o amenazados de Canal 22, es la democratización de nuestro medio público. Y esto no podrá ser posible mientras la censura opere por medio del acoso laboral y el hostigamiento en redes sociales (éste último, particularmente en contra de Marco Lara Klahr (ex jefe de información de El Observador), María Idalia Gómez, Huemanzin Rodríguez y quien esto escribe.

Más allá de lo que los despidos significan en las historias personales de Alejandra Flores, reportera con más de una década de trabajo en la televisora y madre soltera, Marcos Daniel Aguilar, quien le dio un impulso sin precedentes a la agencia de noticias por internet N22 por medio de nuevos contenidos y formatos, y a Guadalupe Pereyra, coordinadora general, con experiencia de cuatro décadas en el periodismo cultural y muy cerca de jubilarse, lo que pasa en Canal 22 es un claro ejemplo de censura.

Este es sólo un momento más de la ola de censura e intimidación a periodistas en México que se ha acrecentado desde que Enrique Peña Nieto asumió la presidencia, y que se convirtió en avalancha desde la salida del aire de Carmen Aristegui. No podemos permitirlo porque se ha convertido en una política de estado.

Aquí el link al video en el que algunos colaboradores de la Dirección de Noticias de Noticias exponen la cronología de los hechos:

https://youtu.be/E1yXeK8zFC0

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

today
• No te pierdas •